Un practicante que pone la matemática al servicio del mundo empresarial
Publicado en: mar, 25 jul 2017 04:00:00 -0500
Juan José Mojica Salcedo.

Todavía muchas personas piensan erróneamente que el único camino laboral para un matemático es ser docente, cuando en realidad, estos profesionales tienen un abanico de salidas laborales gracias a los conocimientos y capacidades que adquieren durante sus carreras.

Esto lo demuestra claramente Juan José Mojica Salcedo, estudiante de último semestre de Matemáticas de Uninorte, quien se encuentra en este momento realizando sus prácticas profesionales en Masterfoods Colombia, filial de la compañía Mars en la zona andina, empresa que comercializa y fabrica todo tipo de alimentos como Snickers, Milkyway, m&m’s y Orbit, entre otros.

Juan José no eligió un camino académico sino uno administrativo para su primer acercamiento a la vida profesional, y está poniendo en práctica lo aprendido en su pregrado como apoyo al analista financiero de la compañía.

“Lo que hago principalmente es estar a cargo de todos los reportes en cuanto a finanzas de la empresa se refiere. Me encargo básicamente de todos los números, los reviso, confirmo que estén bien, y de paso ayudo a mi jefe en procesos de análisis y búsqueda de tendencias”, detalla el joven, quien es el primer uninorteño en realizar sus prácticas en la sede de Bogotá de la empresa (ya Uninorte ha tenido practicantes en la sede de Barranquilla).

El proceso comenzó en febrero, cuando envió su hoja de vida, y comenzó sus prácticas hace tres semanas, tiempo en el que ya ha aplicado principalmente sus conocimientos estadísticos en sus funciones. “Sin embargo, siento que estoy aplicando bastantes cosas de análisis que he aprendido, no de manera directa sino más bien en la búsqueda de patrones y resultados. Además, me ha ayudado a entender la enorme cantidad de información que estoy recibiendo y aprendiendo”, sostuvo Juan José.

Pero además de conocimiento de su carrera, pone en práctica otras habilidades y aptitudes que desarrolló en Uninorte, como ser curioso, hacer preguntas y no quedarse con la primera impresión de las cosas, sino ir más allá.

“La cantidad de cosas que he aprendido es enorme, este tiempo me he sentido en el cielo, es la hora y todavía no me lo creo. Me he dado cuenta en estas tres semanas de que estoy rodeado de personas sumamente capaces, inteligentes y habilidosas y de que hay un mundo de conocimiento que puedo aprender de ellos, y espero poder hacerlo”, finalizó el joven.

Por Melissa Zuleta Bandera

Otras noticias Otras noticias