Lo que todo emprendedor debe saber sobre registros de marcas y patentes
Publicado en: jue, 10 ago 2017 04:30:00 -0500
John Sánchez, funcionario de la Superintendencia de Industria y Comercio, impartió este taller.

Para diferenciar sus productos y servicios de los que ofrece la competencia, las empresas deben emplear marcas que generen recordación entre sus consumidores. Palabras, logos, formas tridimensionales e incluso sonidos son susceptibles de convertirse en el signo distintivo que proyecte la imagen, la reputación y hasta la estrategia comercial de cada organización.

“La marca es un activo intangible para la organización y le da valor. Muchas veces esta puede costar más que los mismos recursos tangibles de la empresa”, explicó John Sánchez, funcionario de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), durante el Taller Marcas y Patentes, realizado el miércoles 9 de agosto.

Organizado por el Centro de Emprendimiento de la Universidad del Norte, el evento estuvo dirigido a los emprendedores de la institución para brindarles conocimientos sobre registros de marcas y patentes, los mecanismos establecidos para proteger la propiedad industrial de los productos y servicios que crean.

Sánchez explicó que los registros de marca son renovables y brindan a sus propietarios los derechos de uso exclusivo por 10 años. Recalcó que, al momento de registrar su marca ante la SIC, toda empresa o empresario debe procurar que esta tenga distintividad para diferenciar al producto. También debe consultar los antecedentes marcarios del país para constatar que el nombre y logo que quiere registrar no hayan sido utilizados antes para designar otro producto, pues esto conllevaría a que la Superintendencia niegue su solicitud de registro.

En su presentación el funcionario contó que para aprobar los registros la SIC se basa en la Clasificación de Niza, utilizada internacionalmente para categorizar las marcas según el tipo de producto o servicios al que pertenezcan: ropa, accesorios, alimentos, bebidas, medicamentos, productos para el hogar, entre otras. Debido a esto, por ejemplo, puede utilizarse el mismo nombre “Corona” para designar diferentes productos: una  marca de vajillas, otra de cervezas y otra de chocolates.  “Esto evita generar confusión en el usuario”, afirmó.

La segunda parte del taller ofreció a los asistentes una mejor comprensión del alcance de las patentes, que son una útil herramienta para asegurar los derechos de explotación sobre inventos y nuevos productos que se llevan al mercado.

“Las patentes permiten utilizar información tecnológica para generar y mejorar invenciones. Con ellas puedo proteger mis innovaciones para tener un derecho de exclusividad, que me va a dar una ventaja sobre la competencia porque no me la podrán copiar en el tiempo que esta se establezca”, indicó Sánchez, quien también es gestor del Centro de Apoyo a la Tecnología e Innovación, uno de los programas de la SIC en el Caribe.

Cabe resaltar que no todas las invenciones puede ser patentadas, ya que la SIC busca que estas cumplan con criterios como novedad y potencial de aplicación industrial para poder llevarla al mercado y a su alto nivel inventivo. De acuerdo con Sánchez, este aspecto dependerá del grado de conocimientos y ciencia que fueron necesarios para generar dicha invención. 

Si cumple con estos requisitos la patente le dará al inventor el privilegio exclusivo de explotar su invención por un periodo de 20 años, permitiéndole comercializarlo o lucrarse a través de la venta de sus derechos a terceros.

Por María Margarita Mendoza

Más noticias Más noticias