Convenio académico permite a estudiantes holandeses estudiar el río Magdalena
Publicado en: mar, 12 sep 2017 05:30:00 -0500
El profesor Humberto Ávila (izq) junto a cinco de los seis estudiantes holandeses.

En el marco de las actividades de desarrollo del Observatorio del Río —plataforma de monitoreo y divulgación de las condiciones del río Magdalena, proyectada por la Universidad del Norte— seis estudiantes de maestría de la Universidad Tecnológica de Delft (Holanda) realizan una pasantía investigativa del afluente, bajo la supervisión del director del Instituto de Estudios Hidráulicos y Ambientales (IDEHA), Humberto Ávila.

Lidert Ambagts, Anaik Slockers, Nena de Jong, Cees Oerlemans, Anna Kosters y Wiljan Jansen trabajarán durante dos meses en las condiciones de navegabilidad de la principal arteria hídrica del país, entre los sectores de Bocas de Cenizas y Pimsa.

“Su investigación hace parte de los requisitos de graduación. Van a hacer modelación hidrodinámica, sedimentológica, morfológica; van a trabajar en alternativas para el manejo de la sedimentación y en el análisis de ‘stakeholders’, es decir, cómo se relacionan los actores asociados al puerto en la toma de decisiones y en la gestión”, afirmó Ávila.

La pasantía se llevó a cabo gracias al plan de trabajo para 2017 del Convenio Académico y de Investigación Colombo–Holandés (ARP, Colombian–Dutch Academic and Research Partnership), que busca promover la cooperación académica y de investigación, entre las instituciones participantes, en torno al amplio campo de la gestión integrada de recursos hídricos y de los riesgos relacionados con el agua.

El Observatorio, cuyo sector de estudio comprende 115 kilómetros del río, entre Bocas de Ceniza y Calamar (Bolívar), busca generar y aplicar conocimiento sobre las condiciones y la evolución fluvial del río Magdalena para su manejo sustentable y aprovechamiento, a través de la investigación y la generación de espacios de comunicación que permitan desarrollar proyectos estratégicos para la región Caribe. De acuerdo con Ávila, hoy el río presenta condiciones de crisis por falta de conocimiento reciente para responder a los fenómenos que se presentan en su interior.

“Espero trabajar en la modelación del río para obtener información útil sobre los procesos que ocurren en él y ver qué podemos hacer para tratar de mejorar sus condiciones de navegación. Para mí una experiencia como esta, en Colombia, es muy interesante porque lo que aprendimos en nuestras clases lo venimos a trabajar en un país con unos problemas diferentes”, manifestó Ambagts.

Es la primera vez que el grupo de estudiantes visita Barranquilla y conocerá la dinámica del río. Para Anaik Slockers obtener este tipo de información, relacionada con los actores asociados de un puerto, será más interesante porque podrán “visitarlos, entrevistarlos y obtener el punto de vista de cada uno de forma independiente para luego identificar cómo se integran”.

“No estamos trabajando un proyecto independiente cada uno, sino que es un proyecto entre todos. Estamos abordando diferentes áreas: técnica, hidráulica, de modelación, de infraestructura, la parte organizacional”, indicó Nena de Jong.

Anna Kosters enfatizó que “en el mundo hay muchos ríos”, sin embargo en Colombia el Magdalena “es un caso importante porque parte de la economía del país depende mucho de este”.

“Se han identificado muchos cuellos de botella y algunos retos en términos de infraestructura para mejorar la navegación. Entonces, trabajar en estos proyectos también trae beneficios para la región”, concluyó.

Por José Luis Rodríguez R.

Más noticias Más noticias