La vistosa oruga que se hospeda en los árboles del campus
Publicado en: vie, 10 nov 2017 06:25:00 -0500
La oruga de la polilla Esfinge de Tetrio se alimenta de las hojas de Plumeria.

Si por estos días usted se acerca a los árboles de plumeria que están en el comedor de funcionarios del campus, encontrará entre sus ramas, detrás de sus hojas y en sus troncos, decenas de coloridas orugas que se alimentan del follaje. Todas ellas se preparan para iniciar su metamorfosis y convertirse en polillas esfinge de tetrio, conocidas por su nombre científico: Pseudosphinx tetrio.

Diferenciar a estas orugas es sencillo. Poseen un patrón de líneas negras con amarillo y una brillante coloración roja en sus extremos y patas, que las hacen resaltar. También son grandes y robustas, ya que desde que eclosionan de sus huevos empiezan a alimentarse y crecer hasta alcanzar los 14 centímetros de longitud.

Las orugas de Esfinge de Tetrio cuentan con un peculiar cuerno alargado en su parte posterior, y aunque recuerda a la forma de un aguijón, no lo utilizan para expulsar ninguna toxina. De hecho este animal no es venenoso y no representa una plaga, ya que como explicó el biólogo Francisco Velázquez, sus colores se deben a un mecanismo de defensa llamado aposematismo. Esto quiere decir que la especie utiliza sus vistosas tonalidades para alejar a posibles depredadores, advirtiéndoles que tiene un sabor desagradable.

“Estas orugas de coloración aposemáticas ingieren algunos compuestos tóxicos de la planta que consumen y los incorporan en su organismo para evitar que las aves las coman, porque tendrían mal sabor”, dijo Velázquez, quien es profesor del departamento de Química y Biología de la Universidad del Norte.

Recordó que aunque no son venenosas, sí cuentan con unas fuertes mandíbulas que utilizan para cortar las hojas de los árboles. Es por eso que pueden llegar a morder, si son perturbadas, por lo que recomienda no tocarlas pero en caso de tener que manipularlas es preferible utilizar una hoja del árbol y luego lavar bien las manos.

Esta especie tiene una amplia distribución y puede encontrarse desde el sur de Estados Unidos, hasta el sur de Brasil y Paraguay. El académico explicó que  estas guardan un estrecha relación con los árboles del género plumeria, ya que las hembras de polilla Esfinge de Tetrio llegan a ellos por las noches, durante las temporadas de lluvia, y depositan sus huevos bajo las hojas.

En el campus existen trece ejemplares de este árbol de flores blancas. Se encuentran distribuidos entre los espacios verdes, como el jardín en medio del Bloque de Idiomas, en donde hay tres, mientras que otros cuatro están frente al pasillo que comunica el Bloque A con el D.

El biólogo también destacó el importante papel de esta especie de orugas, ya que al convertirse en polillas se alimentarán del néctar de las flores, realizando así una labor de polinización, al igual que lo hacen las abejas y las mariposas. “Ellas cumplen un papel ecológico muy importante porque al polinizar están ayudando a que se reproduzcan las plantas, se den las semillas y los frutos”.

Por eso describió que ellas solo permanecen en promedio 24 días en esta fase de oruga, ya que próximamente disminuirán sus movimientos y formarán una crisálida de color marrón rojizo, hecha a partir de su propia seda. Algunas de estas quedarán suspendidas de las ramas, pero la especie también logra crearlas en las grietas del suelo. 

“Ahí dentro se producen unas enzimas que digieren los tejidos de la oruga, causando la formación de una 'sopa' rica en nutrientes y proteínas que será usada bajo la dirección de unas células especiales para construir las partes de la polilla como adulto: sus antenas, ojos y alas, y completar así su metamorfosis”, planteó. Agregó que, una vez estén fuera del capullo, las polillas tendrán hábitos nocturnos, por lo que dejarán de ser vistosas y tendrán una tonalidad café, que les permitirá camuflarse en los troncos de los árboles.

Por María Margarita Mendoza

Más noticias Más noticias